DAVID Y LAS HORMIGAS

Era se una vez un niño que vivía con su amable y anciana abuela en un pequeño pueblo. Un día David fue al mercado a por leche y huevos, de pronto, se encontró
con un hormiguero y sin pensárselo un momento,,,¡¡¡ zass !!! le pegó un pisotón
increíble. Camino de vuelta se encontró con el mismo hormiguero (esta vez completamente destrozado) vio que una inofensiva hormiga que iba cojeando,
se agachó, la miró y,,, ¡¡¡ zas !!! le pegó otro pisotón fortísimo. Cuando llegó se lo
contó a su abuela y ella le dijo que no estaba nada bien y que no lo volviera a hacer, el muy arrepentido, se marchó a su habitación y se acostó, esa noche soñó con las hormigas, al igual que 3 noches más.Al cuarto día fue al lugar donde había caído el
hormiguero y no había nada, así pues, se puso a construir uno y cuando lo tenían se acercaron todas y le dieron las gracias y David comprendió que las hormigas también tienen derecho a vivir.

FIN ¡ ¡ ¡

1 comentarios:

Mª José Castellanos Gómez dijo...

Me gusta la idea, pero vuelve a editar la entrada para corregir las faltas (uso de mayúsculas, justificar los márgenes, uso de b y v, etc...)

Publicar un comentario

 
Copyright © EL MUNDO DE BE@